El juego
EcoQuest 2: El Secreto Perdido de la Selva Amazónica es un videojuego del tipo aventura gráfica desarrollado y distribuido por la compañía Sierra en el año 1993. Es la continuación directa del juego EcoQuest: The Search for Cetus y sigue la línea ecológica y educativa.
Se distribuyó en disquetes y, aunque hubo intención por parte de Sierra de publicar una versión en CD, no llegó a buen término.

En los sistemas operativos actuales es posible volver a jugar a este juego mediante dos posibilidades: o bien emplear un emulador de MS-DOS como Dosbox o la máquina virtual de SCUMM llamada ScummVM.
Delac dice...
Como bien se puede deducir, segunda parte del exitoso juego "Eco Quest", su primera parte. Toda aventura gráfica que sacó Sierra y se vendió con facilidad tuvo una segunda parte, sin hablar de los Space Quest, Larry o King's Quest, que estos ya tuvieron 6 partes como mínimo.

En fin, esto no es para defender ni criticar a Sierra. A lo que vamos: Adam, aquel típico niño listillo, cabrón, enteraíllo, tocacojones, que parece salido de la jungla y que parece el mogli del libro de la selva pero en rubio, se ha echo algo más mayor y más listo todavía.
Como ya se parecía al mogli supongo que los de Sierra pensaron: "Ostia, pues a la jungla, a que luche con los tigres y los animales y que baile con los monos y elefantes". Y así lo hicieron. ¿La excusa perfecta? Se están cargando la selva, los animales ¡Nooo! malos, son malos, muy malos... ¿Pero quién? ¿Ahhhhh? sorpresa. Para eso está nuestro amigo Adam, su papá y los caníbales de las tribus, perdón, me he equivocado, los nativos de las tribus, para salvar a la madre naturaleza y al corazón de la selva. ¡Ohhhhhhh, qué bonito!

Pero una vez allí pasó algo, que desde Sierra y el gobierno de los Estados Unidos se ha intentando ocultar durante todo este tiempo. Ha llegado la hora de desvelarlo.
Ya lo avisaba en el análisis de "Eco Quest". ¿Por qué sólo llegaron hasta el 2? ¡Porque el niño se hizo grande y un cabrón de mucho cuidado! Esto es lo que ocurrió: El niño llegó a la jungla y se fue a vivir con las tribus. Su integración fue total y llegó un punto en el que sólo se diferenciaba de ellos por el color de la piel. Pero claro, la jungla está llena de sorpresas, y más para un joven inexperto en el tema de las drogas. Lo dije, que iba a acabar fumándose hasta las raíces de los árboles, y peyote, y hachís, y maría...

¡No eran tribus! Eran contrabandistas de todo tipo de drogas y el chaval sucumbió, convirtiéndose en un toxicómano que cada día se pillaba unas borracheras exageradas. Sólo hay que mirar la foto que le echaron aquí debajo (ver siguiente screenshot), borracho perdido, durmiendo la mona en la canoa, después de una noche loca sin pausa y desenfreno.

Todo esto era broma, o no...
Curiosidades
  • Al ser un juego destinado para niños nuestro protagonista Adam no puede morir durante la aventura, al contrario que muchos de los juegos de Sierra de la época. Además, si nos quedamos atascados en algún momento, los demás personajes pueden ofrecernos pistas para poder continuar.
  • Al comenzar la aventura el padre de Adam le dará un "Ecorder", un dispositivo que sirve para escanear y almacenar información sobre cualquier cosa relacionada con la ecología que encuentra Adam durante el juego.
  • El portátil de nuestro archienemigo en el juego contiene información curiosa como por ejemplo los números de teléfono de personajes como Muammar Gadaffi, Genghis Khan, Saddam Hussein, Pol Pot, Shining Path o Manuel Noriega, todos ellos alineados en el mismo bando que Maxim.
Lo que se dijo...



La ecología va ganando adeptos y Sierra ha querido poner su granito de arena para concienciar a los más jóvenes. Aunque sólo fuera por concienciar a quienes tendrán en el día de mañana la naturaleza en sus manos, "Lost Secret of the Rainforest" merecería la pena.

Micromanía nº 70 (2ª época). Marzo 1994
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información