Sólo un añito después de la primera parte, la gente se volvió a peer y cagar en los calzoncillos. En 1993 todo el mundo jugó a Alone In the Dark II. Los que no jugaron fue simplemente porqué todavía no se habían recuperado del anterior.

Con sólo un añito de diferencia no se puede decir que haya grandes diferencias de uno a otro, por no decir muy poquitas. Eso si, sigue en la línea del anterior, con la misma intensidad y tensión.

Esta vez no tenemos que elegir entre un personaje u otro, no, ya viene impuesto por el guión. Una tal Little Grace Saunders ha sido secuestrada y un fistro pecador ha ido rescatarla, pero no volverá, por eso Edward, el de la primera no duda en ir a socorrerlos a los dos, aunque va listo, tiene que ir a Hell's Kitchen, la cocina del inferno. Ahí queda eso.

Poco más que decir, más de lo mismo. Así que la cosa está clara, si te gustó la primera parte, está es una dignísima continuación y si no te gustó pues a cascarla, no voy a perder más tiempo escribiendo lo mismo que he escrito en el comentario del primero.

&