1995, está de moda el CDROM, es decir, los juegos ya no salen en disquet, por lo tanto ya no se pueden copiar, a ver quién tenía una grabadora en aquella época. Es decir, si no hay pelas no hay juego, pues algo así paso con este juego. Bueno, dejemos de llorar y a lo que vamos.

¿Quién no se ha emocionado alguna vez viendo a Schwarzenegger montado en la moto en Terminator II y entrado a lo crack en el bar: - Oye, quiero tus botas !! o por poner otro ejemplo: Mad Max, conduciendo como un "loco" por la carretera, ya sea en moto o en coche, contra la banda de el Cortauñas y el Jinete Nocturno, las motos zumbando y metiéndole al coche ... Con aquellas chupas negras de cuello y la recortada en la mano. Hombres duros de otra época.

Al igual que en Mad Max, Salvajes de autopista, nos encontramos en un futuro dominado por los motoristas. Un viejecillo fabricante de motos llamado Corley necesita una escolta para dirigirse a la reunión de la compañía. Como tiene el culillo echo aguilla, decide que Ben (Mad Max) y los PoleCats (Ganso y Cía) los escolte hasta la reunión. Por el camino se encontrará con el Cortauñas ...

Visualmente el juego es muy bueno, la historia a mi parecer también. Lo malo es que es bastante facil y corto. Ya no tenemos SCUMM, pero que se le va a hacer.

&