Touche, el 5º Mosquetero, que más decir de este título. En 1995 cuando ya se había pasado la fiebre de las aventuras gráficas salió para todos nosotros una nuevo juego que pasó bastante desapercibido. No por ello hay que decir que el juego es una mierda, por el contrario, es una grata sorpresa escondida en el baúl de los recuerdos.

Es cierto que se copiaron bastante de los Monkey Island, más bien del segundo, pero, a la mierda!!!! eso precisamente es lo que hace que esta aventura resulte tan gratificante. Es como el Monkey 3 que deberían haber sacado, no el experimento que vimos, o vieron. Que decir, ¿Quién no ha soñado alguna vez con convertirse en mosquetero y ser como D'Artagnan? Pues bien ya lo tenemos. También hay que decir que en el 95 los gráficos no eran los mismos que a principios de los 90 y por lo tanto se nota la calidad en el juego.

Bueno a lo que ibamos, la historia transcurre como no en Francia. Nada más empezar vemos como es acuchillado un hombre en la calle, bueno, no se ve, lo suponemos. Ahí es cuando entra en acción nuestro héroe, en su ayuda, dispuesto a vengar su muerte, su ultraje, su vida. Antes de que morir el hombre nos habla de un testamento que le han robado sobre un castillo y su hijo. Touche como grandísimo mosquetero no puede quedarse allí pararo y le hierve la sangre, así que en ese momento empieza el baile. Duelos de espadas, en las posadas como en las pelis y con las lamparas tan grandes que caen del techo.

Aquí no tenemos SCUMM ni nada por el estilo. Nos situamos sobre el objeto que queramos y presionamos el botón del ratón, entonces nos aparecen una serie de acciones que podemos hacer sobre el objeto, y punto.

Uno para todos y todos para uno!!!

&